El Otoño en la Sierra de Albarracín (Teruel), por Lorenzo Carbonell

El Otoño en la Sierra de Albarracín (Teruel), por Lorenzo Carbonell

Una vez más hemos tenido el placer de contar con la visita de Lorenzo, Ricardo y Nana, que han venido este mes de septiembre a disfrutar del Otoño en la Sierra de Albarracín (Teruel). Nos cuentan su experiencia y nos muestran algunas de las fantásticas fotos que han hecho estos días de septiembre por la sierra y por Noguera de Albarracín

Lorenzo nos cuenta cómo ha vivido el Otoño en la Sierra de Albarracín

A finales de septiembre hemos regresado a Noguera de Albarracín. Como regresa el otoño. Como el ciclo de la vida, nos da la sensación de que es circular, que se van repitiendo los acontecimientos. Y tenemos la impresión de que el tiempo no pasa. Pero no es así, el tiempo, como la vida, es lineal. Llegan los veranos, los otoños… Pero nunca son iguales. Nada se repite.

Este año no ha sido comparable con el anterior… Falta de lluvias, cambio climático… ¿Quién sabe? Pero la naturaleza sigue su curso, poderosa e independiente.

La Laguna de Noguera, este principio de otoño estaba completamente seca. Tampoco nos ha sorprendido ya que en verano siempre la hemos visto así: seca. Sin embargo el otoño pasado estaba rebosando de agua y repleta de vida.

Pero siempre vale la pena recibir el otoño en la sierra de Albarracín. Siempre descubrimos algo nuevo que nos maravilla, esas pequeñas-grandes cosas.

Hemos regresado Ricardo Sales (naturalista, divulgador que ha publicado infinidad de artículos sobre animales en prensa.), Nana (la perrita que nos acompaña y nos sirve de excusa para viajar), y yo: Lorenzo Carbonell (biólogo que quiere disfrutar de lo que la naturaleza y la vida nos ofrece).

 Peña del Castillo en Otoño (Sierra de Albarracín, Teruel)

Peña del Castillo en Otoño (Sierra de Albarracín, Teruel)

Nuestro objetivo ha sido observar y vivir la berrea, que se repite año tras año, igual pero distinta. Que cambia y permanece. No resulta difícil escucharla… una especie de mugido. Pero que impresiona oírlo por la mañana y al atardecer. Sonido producido por los ciervos, los machos en celo. Enormes y poderosos mamíferos.

Desde la Peña del Castillo, a unos diez kilómetros del pueblo de Noguera, se observa un verde e interminable paisaje, que puede estar salpicado de rojizas hojas de arce o dorados robles otoñales.

El clima fantástico, realmente otoñal, especialmente si lo comparas con la zona de la costa de Valencia, de donde venimos.

Esta vez, aunque no nos gusta madrugar, salimos del apartamento en el que nos alojamos, Las Cárcavas, alojamiento rural en la Sierra de Albarracín, gestionado por Rebeca y Luis.

Rebeca, amablemente, como siempre, nos indicó una zona a la que ir: un observatorio que hay en “La Virgen del Carmen”. Incluso nos lo recomendó por la buena luz para poder fotografiar a los ciervos. Y así lo hicimos, allí nos dirigimos aún de noche…

Vimos amanecer, el primer amanecer de otoño. Y unos buitres, curiosos, se acercaron a pocos metros de nosotros. Y por supuesto, escuchamos la berrea. Vimos varias hembras de ciervo.

Al atardecer regresamos. Y esta vez sí, observamos varias hembras y un macho siguiéndolas. Y posteriormente, durante un buen rato, pudimos observa el comportamiento de varios machos de ciervo. Berreando, ambos, con la respuesta de otros machos en la sierra. Todo un espectáculo impresionante.

Ciervos durante la berrea vistos desde el enclave Virgen del Carmen

Respecto al año anterior, echamos de menos a las abundantes setas otoñales… pero aún así no faltaron.

Y algo impresionante que no se puede observar en cualquier lugar: el espectacular cielo casi libre de contaminación lumínica. Un cielo oscuro repleto de estrellas.

Esperamos regresar, probablemente en primavera, pero ¿Quién sabe? La vida es lineal, avanza, los años pasan. Todo es igual y todo es distinto…

Lorenzo Carbonell Zaragozá

De nuevo solo tenemos que decir ¡¡Muchas gracias!! Lorenzo, Ricardo y Nana por vuestra nueva visita y por saber disfrutar tanto de la Sierra de Albarracín, de la naturaleza y de la vida. Y gracias por transmitírnoslo y compartir con nosotros vuestras experiencias serranas. ¡¡Saludos y hasta pronto!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.