Embutido casero y conserva de cerdo, ya estamos preparados para el invierno

Embutido casero y conserva de cerdo, ya estamos preparados para el invierno

Hoy vamos a contaros cómo hacemos nosotros el embutido casero y la conserva de lomo y costillas en aceite. Todo está hecho con productos naturales, sin conservantes ni colorantes y con sabor …. a Sierra de Albarracín y un poco de Soria.

¿Y por qué un poco de Soria? Pues porque la receta que usamos es la de mi abuela, una soriana muy apañada, que tenía sus gallinas, sus cerdos y hacía su propia matanza y de la que tengo unos recuerdos increíbles. Por eso … intentamos no perder la tradición.

Una cosa muy importante, a mejor pimentón, mejor embutido. Que el pimentón sea del año y de calidad hará que el embutido sea increíble.

Conserva y embutido casero con sabor a Sierra de Albarracín

Cómo hacemos la conserva

Para adobar el lomo y las costillas necesitamos un barreño muy grande. Lo llenamos de agua fría y añadimos pimentón sin dolor (mitad dulce y mitad picante, pero eso va a gusto del consumidor), el agua tiene que quedar muy roja. También echaremos sal, que esté salada el agua, y ajos machacados. Cuando tenemos el pimentón y la sal bien disueltos en el agua, sumergimos el lomo y el costillar, enteros. El agua los tiene que cubrir. El costillar estará un día en remojo, el lomo dos días. Una vez que lo saquemos, habrá que ponerlos a orear, que pierdan el aguazo. El tiempo no es fijo, depende de si hace más o menos frío, pero lo importante es que donde estén corra un poco el aire, que esté ventilado.

Cuando está como nos guste de oreado, entonces es cuando partimos las costillas en trozos y el lomo en filetes, los freímos y dejamos escurrir bien, sobre todo el lomo que suelte todo el jugo que luego ese jugo nos puede estropear la conserva. Y ya solo queda guardarlos en tarros de cristal, cubrirlos con aceite y … ya están listos para comerlos cuando queramos.

Cómo hacemos el chorizo

El chorizo lo hacemos solo con ajo, pimentón (dulce y picante, mitad y mitad) y sal. Lo primero que tenemos que hacer es descarnar las piezas de carne que vamos a usar para hacer los chorizos. Este año hemos hecho de ciervo unos cuantos y de cerdo otros. Se diferencian muy bien por el color, el oscuro es el de ciervo. A la carne de ciervo le añadimos panceta de cerdo, para que estén más jugosos.

Cuando tenemos la carne troceada, la capolamos, es decir, la picamos en la capoladora. Entonces es cuando añadimos el ajo picadito, el pimentón y la sal y amasamos toda la carne bien para que se quede mezclado. Tapamos con un trapo y lo dejamos en un sitio fresco toda la noche.

Al día siguiente es cuando nos ponemos a embutir en las tripas de cerdo. Hay que dejarlos prietos, sin aire ni huecos. Y ya están listos para colgarlos y que sequen. Se pueden dejar unos más frescos para comer asados, fritos o en guisos, y otros curarlos más para comer en crudo. Como cada uno prefiera.

¡Buen provecho!

 embutido casero

embutido casero

Y nosotros ¿quiénes somos?

Somos Luis y Rebeca. Hace unos años nos vinimos a vivir a Noguera de Albarracín, en plena Sierra de Albarracín (Teruel). Es un pueblo pequeño entre montes y bosques y aquí gestionamos un Alojamiento de Turismo Rural, Las Cárcavas.

Uno de los privilegios de vivir en un pueblo es que podemos hacer coas que en la ciudad no podíamos, como por ejemplo, nuestro propio embutido casero y nuestra conserva. Como podéis ver es un lujo vivir aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.